Imprimir

Decálogo de los accidentes de circulación

Derechos y consejos prácticos.

1º.- Tras un accidente, guarde la calma, no polemice con nadie. Trate de rellenar el parte amistoso en su totalidad y que éste sea firmado. Tome nota de matrículas, conductores y testigos, procurando sus teléfonos. Tome fotografías del siniestro.

2º.- Si no fuese posible un parte amistoso o si es un accidente grave, llame a la Policía Local o la Guardia Civil, a fin de que levanten el correspondiente atestado.

3º.- Si existen heridos, sáquelos del lugar de peligro, pero sin incorporarlos y llame inmediatamente a los servicios de urgencia.

4º.- Las secuelas del accidente, pueden aparecer días después. Vaya a los servicios de urgencias al menor síntoma y guarde toda la documentación sanitaria. Esta documentación ayudará en el futuro a determinar la indemnización que puede corresponderle.

5º.- No olvide dar el parte del accidente a su compañía de seguros. El plazo es de 7 días. Considere que la cobertura de asistencia jurídica le permite la libre elección de Abogado que defienda sus intereses, lo que deberá ponerlo en conocimiento de su aseguradora.

6º.- Existen unos plazos perentorios para reclamar lo que le corresponde: Seis meses para la denuncia penal (salvo sea un hecho delictivo) y un año para interponer una reclamación civil.

7º.- Durante su recuperación, la aseguradora contraria tratará de comprobar su evolución con sus propios médicos, a lo que no se podrá negar, aunque es posible que no se vea favorecido por su diagnóstico. Serán los médicos que lo traten los que deben marcar la pauta de su tratamiento y rehabilitación. Y el médico forense del Juzgado el que valorará los días de baja y secuelas consecuencia del accidente.

8º.- Guarde toda la documentación relacionada con el accidente y toda aquella que acredite un gasto provocado por aquel (medicinas, ortopedia, taxis, ambulancias, fisioterapeuta, asistenta del hogar, etc).

9º.- Usted tiene derecho a la total indemnidad de los daños que se le han causado: Daños en su vehículo, días de baja, secuelas, perjuicio moral a familiares, necesidades que genera la incapacidad (adaptación de vivienda y vehículo, ayuda de terceras personas, etc), gastos sanitarios y de todo tipo derivados del accidente, lucro cesante, etc.

10º.- No dude en contratar los servicios de un Abogado especialista en Derecho de Circulación. Él mejor que nadie velará por su interés y le mantendrá en todo momento informado sobre sus derechos.